miércoles, 12 de agosto de 2015

El poder de ser yo misma.



O sea, nadie.
NADIE, PERO NADIE.
Fue la razón para que yo saliera de mi mal estado de depresión.
Él intentaba hablarme y aconsejarme.
Pero yo nunca creí en la palabras de nadie.
Yo sabía que si debía estar mejor, era por mí misma, o sea, que yo misma pudiera decirme: "Daniela, todo está bien, tranquila, aceptate". No porque alguien más me lo dijera.
Mi felicidad no iba a depender de las palabras de otros.
Él nunca supo cuándo fue que comencé a sentirme mejor conmigo misma.
Y fue justo cuando comencé a salir de mi casa, a acabar con las malas vibras, probando cosas nuevas.
Justamente cuando él ya no estaba en mi vida.
Alejarme de él, fue una de las cosas que me trajo más tranquilidad.
Ya no sentía presión, por ser la persona que él quería que fuese ante sus ojos.
O temor por mis padres a que me descubrieran, haciendo lo que ellos no querían.
De hecho, creo que hasta me han dado más confianza.
Y ahora, ya no tengo nada que ocultar. Porque ya para mí terminó.
Él se puede ir junto a las mala sangre.
Porque creo que hasta él me las recordaba. Me las mantenía presentes todo el tiempo.
Y si quiero avanzar, necesito desprenderme de cualquier cosa con respecto a ello.
Porque sino lo que me iba a pasar es que seguiría obsesionada y estancada.
Así que, me elijo a mí primero.
E increíblemente de esa manera se siente mejor.
Siento que estoy creciendo, con más fortaleza, y poder para hablar.
No seguiré de última estando cabizbaja.
Es como que, vuelvo a hacer lo que quiero, sin reprimirme solo porque a otros no les gusta.
Y se siente tan bien.
Como si me concedieran poderes.
El poder de la felicidad, el poder de ser yo misma.

Daniela.

13 comentarios:

  1. Mi querida Daniela... me pone muy feliz leerte así. Es muy genial tener poder sobre ti misma, ser tu y nadie mas que tu. Ojalá que sigas así. Un beso.
    Maria.

    ResponderEliminar
  2. Me sentí muy identificada, yo siempre digo que no importa lo que NADIE te diga, el cambio es uno mismo... si uno no está decidido a cambiar y a ser feliz, nadie podrá ayudarte :) la felicidad siempre depende de vos!
    Un beso grande linda :)

    S.

    ResponderEliminar
  3. Me sentí identificada bby.
    Alejé de mi vida a quien me hacía daño y comencé a curarme cada día, se siente tan bien! No todo el brillo y glitter pero al menos, esa presión en el pecho, ya no está. ♥

    ResponderEliminar
  4. Me identifico mucho con este escrito :")

    ResponderEliminar
  5. Gracias por seguir escribiendo, es realmente increíble.

    Un abrazo gigante!

    ResponderEliminar
  6. Pues sí, yo también me levanté sola montones de veces que caí... ahora hace mucho tiempo que no me pasa, pero si ocurriese, espero que quien tengo a mi lado sí me ayudase a levantarme :)

    ResponderEliminar
  7. ¡Hola, Daniela!
    Con respecto a lo que me comentaste ayer en mi blog ya mande el correo a iniciativapsy, y me he sentido mejor después de hacerlo.
    Creo que lo peor que podemos hacer es empezar a acostumbrarnos o aferrarnos a alguien a tan poca edad, por que toda nuestra vida va a girar en torno a susodicha persona, sí el estado de ánimo de esa persona es diferente al nuestro, el nuestro cambiará.
    Creo que después de leer esta entrada me he animado a escribirte otro correo, por que también me ha pasado lo mismo ¿Sabes? También estaba con una persona y sentía que era más por costumbre que por afecto, mi felicidad dependía de la de la otra persona. y además que el tenía la mala costumbre de mostrarme que su vida y sus problemas eran mejores que los míos y que todo lo que me estaba sucediendo era por culpa mía.

    Como todo, me costo desprenderme de una costumbre monótona, pero separarme de esa persona además de traerme muchas enseñanzas, me lleno de tranquilidad, e hizo de mi futuro algo brillante.

    ¡Un abrazo enorme!
    -Sabrina Gomes.

    ResponderEliminar
  8. *aplausos* Exacto. Que tu felicidad salga de ti misma, no de los demás. Eres la única que estará contigo desde el principio hasta el final (literalmente O-O), y no tiene caso pasársela mal.
    Unos vítores bien, pero bieeeen entusiasmados,
    Amaya

    ResponderEliminar
  9. ¡Hola! me gusta mucho como escribes, así que me quedo por aquí.
    Besos.

    ResponderEliminar
  10. Te sigo! Me encanta tu blog, y lo que escribes, y las fotos con las que lo acompañas.
    Es un placer haberte descubierto, te seguiré leyendo, cuenta con ello:)
    un saludo!

    www.humanfilters.blogspot.com

    ResponderEliminar
  11. Me encanto, sabes que me encanta todo lo que escribes.
    Espero que todo eso que sientes justo ahora sea duradero, y que te sientas cada vez mejor contigo misma, tanto a si que en un futuro no necesites de un hombre para ser feliz (Es decir, no es que no vas a tener pareja, es que si pasas tiempo sin una no andes de desesperada ._.) Para tener un nuevo comienzo tenemos que cortar todo de raiz.
    Te quiero, un abrazo.

    ResponderEliminar
  12. Me ha encantado la entrada, la verdad es que recuerda un poco a mi porque muchas veces también me reprimo y no soy del todo yo misma, no soy del todo feliz, y en verdad lo mejor que se puede hacer es volver a comenzar y dejar lo malo atrás como tu dices y seguir adelante por nosotras mismas.
    Un beso! Te sigo y te seguiré leyendo (:
    http://escondida-en-mi-mundo.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
  13. Pues que bien, hace mucho había llegado a esa conclusion, nadie puede salvarme, solo yo, solamente yo, soy la que tengo que entender que todo lo que creo no es verdad, todo lo que me he obligado a creer es mentira, pero carezco de tanta personalidad, que aun me falta mucho para aprender a ser yo misma, y me alegra mucho que tu ya lo seas Dani, acuerdate que asi como eres, así te amamos por acá.
    Besos<3

    ResponderEliminar