viernes, 17 de julio de 2015

No puedo entender el problema.

Sin motivo o razón.
Fue la noche en que todo cayó por culpa del licor.
En la calle, las luces naranjas pintaban la escena de las bestias que atacaban por instinto.
Inclusive a aquellas que no podían reaccionar.
Y era imposible no querer estar dentro de todo ese problema.
Porque sería capaz de dar y recibir un golpe para defender de los que hablaban y no estaban allí.
Pero no era el lugar, y no estaba rodeada de las personas adecuadas.
O quizás no podía ser esa rebelde que explota y arde como en sus pensamientos.
Quizás, también quería ser un poco el centro de atención.
Porque soy yo la que trae los problemas y el drama.
¿Habría pasado en caso de que no hubiera estado?
Pero desconocido, en ese momento yo no me encontraba a tu lado.
Y así fue como te tiraron al suelo, y cómo a ella la apartaron.
Fue queriéndose defender, que a ti te defendió, porque la verdad no le importa tú moretón.
Es impresionante, porque eres tan pacífico, pero tan humillado.
¿Y sólo te vas a dejar pisotear de esa manera? ¿Sin protestar?
Ahora debato la idea de que si está mal golpear a un mayor.
Porque son ellos quiénes alborotan a los jóvenes.
Pensando y gritando que somos unas basuras, mierdas, malditos, desgraciados...
Y otras cosas que no recordarán a la siguiente mañana.
Entonces, ¿Por qué no ponemos nuestras propias reglas? ¿Por qué simplemente no huimos?
Pero es que tienes tanto miedo de seguir tus deseos...
Porque te imaginas la cara de desapruebo en la cara de aquellos...
Que a fin de cuentas ya cometieron actos que desecharon antes de que tú pudieras conocerlos.
Debes diferenciar el amor de la manipulación, porque no puedes vivir a través de otros ojos.
Ni mucho menos creer que lo que pasó ayer no volverá a repetirse.
Porque eres la única culpable por dejar que esto llegue a tal extremo.
Aun así, nosotros te estaremos esperando.
Pero no volveremos a ir por ti.
Porque esto es algo que tienes que hacer por ti misma.
Quizás sea el primer error que cometas.
Pero quizás, sea el comienzo de tu historia.


Daniela.

5 comentarios:

  1. No pude haberme sentido mas identificada. Somos jóvenes, y deberíamos vivir a nuestra manera y no a la manera que los demas creen conveniente para ti. Somos humanos, al fin y al cabo, siempre cometeremos errores, lo importante es aprender de ellos, porque no somos perfectos. Sigamos nuestros instintos, seamos impulsivos, vivamos como queremos. Un beso Dani.
    Maria.

    ResponderEliminar
  2. Simplemente me encantó.
    Un beso grande linda.

    S.

    ResponderEliminar
  3. Es que esa es la edad en la que cometemos errores, de verdad! Yo me arrepiento de demasiadas cosas D: pero por esas cosas soy como soy y prefiero ser como soy a ser diferente... ¿eso tiene sentido? bueno, asi es.

    Las Alas de Anne-Sophie

    ResponderEliminar
  4. Se supone que somos jóvenes que estamos experimentando cosas nuevas y que solemos mandarnos alguna u otra cagada, pero no por eso somos inservibles, basuras, etc... como dice María Emilia, "Somos humanos", ¿no tenemos suficiente ya con eso?

    ¡Éxitos!

    ResponderEliminar
  5. "Ahora debato la idea de si está tan mal golpear a un mayor." Cuántas veces me lo he preguntado. La edad no te hace sabio. Es ridículo esperar que por viejo seas perfecto, que por joven seas irracional, no depende de la edad, depende de la persona. Todas esas estúpidas expectativas-que el comportamiento, que el aspecto, que el pensamiento-me tienen harta. ¿Porqué simplemente no podemos vivir? Que los idiotas sean idiotas y si quieren sean listos, que los listos sean listos y si quieren sean brutos; y aquellos que somos indefinidos, seamos la enorme contradicción que ya de por sí somos.
    Un mini ventilador para el calor,
    Amaya

    ResponderEliminar