viernes, 10 de julio de 2015

Lo que deseo, y debo hacer.

Estuve al borde del éxtasis, girando en una nube de pensamientos erróneos, creyendo que mis palabras tenían fuerza, que eran escuchadas y que me hacían ver molesta, llegando al límite. Pero en realidad, no actuaba como tal, porque podías verme asquerosamente atractiva con un par de botellas tanto en las manos como en la cabeza con una actitud extremadamente eufórica, queriéndomelas quitar para calentar mis dedos y mis labios quizás, apartarme de todo lo que me distraía y sentir mi atención sobre ti, aunque todavía no dedujo si la razón para ello era aprovechar la oportunidad de que al otro día probablemente no te recordaría. No lo entiendo. ¿Tienes miedo? O, a lo mejor soy solo yo que te quiero. ¿Por qué una vez más volvemos a esta situación? No quería que nada pasara, pero al parecer soy demasiado débil y no pude soportarlo. ¿Por qué estaba yo allí? ¿Por qué me dejé conducir? Era nada más que un lugar en la sombra, donde fuiste capaz de realizar lo que no puedes demostrar frente a los demás. Y ésta es mi propia suposición, porque no sé en que andas o qué piensas. Por lo que te odio a momentos, ya que me haz dejado desolada en un mundo en el que creo un montón de cosas que no sé si sean reales, pues no vuelvo a saber más de ti. ¿Acaso podrás hacer lo mismo con respecto a mí?

A pesar de todo, tengo las ganas del infierno de tenerte muy cerca y abrazarte por segunda vez, sentir tus besos en mi cuello, y ese desenfreno consumiéndonos. Deseo recordar claramente la próxima vez, que estés todavía esperándome y no logre yo aburrirme de todas estas vueltas que hemos venido dando. Quiero que te defiendas, saber lo que pasa por tu mente y por fin, después de tanto tiempo llegar a una decisión. ¿Seguiré contigo? ¿Podré pasar días sin aguantar a mi imaginación jugar contigo?

Deseo solo una tarde, una mañana o una noche, lo que sea para convivir un momento en el cual podamos ser nosotros mismos, sin esas luces, ese ruido, y sobre todo esas personas que murmuran con un aliento amargo de bebida en sus bocas. Me gustaría escuchar de ti la cosa más interesante, o la más estúpida, aquella que me moleste o me entristezca; pero que aun así pueda hacerme sentir segura tras callar cada una de las voces que dudan en mi cabeza. Pero, no sé que hacer para que esto suceda; porque ni tú sabes lo que anhelas. Ahora ya sabemos quién de los dos habla con sus amigos acerca de todo esto aun cuando han pasado unos meses, ¿Mientras que tú te vas solo por un tiempo "pensando" en mí? Arrepentido, podría apostarlo, por no haber llegado un poco más lejos después de dos años. Eres de esos que simplemente quieren, pero no se atreven. Engañando a más de una a la vez, comprometiéndose y luego huyendo. Por eso no confío en que digas que soy tu primera opción, porque cuando me doy la vuelta empieza a correr la fila de un millón.

No es que te quiera comparar con una historia de hace un tiempo atrás, pero si no te apresuras, quizás cuando tú puedas razonar, a mí ya me estará encontrando alguien más. De ese modo te voy a evitar de la forma en que nunca te pudiste imaginar, comenzaré a mirarte sólo como un amigo, luego me acercaré a ti y entonces creerás que es para revivir viejos tiempos, cuando la verdad exclusivamente querré que me invites algo, insistirás y me cansarás, te dejaré sin compañía y te arrepentirás por prácticamente haberme impulsado a estar con otro. De una buena vez entenderás que no eras el único al cual, "mataba con mi sonrisa".

Seguro tienes muchas cosas por pensar, pero no me resignaré a esperar tu mensaje porque yo sí tengo las cosas claras ya. Puse el límite entre lo que deseo y debo hacer, así que, si nada va a cambiar, lo de esa vez va a quedar como nuestro encuentro final. Porque esto no es amor, pero es una atracción tan fuerte que podría comenzar a serlo, y debo alejarme y olvidarte antes de ser solamente yo la afectada.


Daniela.

5 comentarios:

  1. Siento la química entre ustedes dos, me encanta cómo fluyó el texto.. en especial la decisión de seguir adelante sin ser afectada :3
    Un montón de tostadas bien, bieeeen crujientes,
    Amaya

    ResponderEliminar
  2. TT_TT te juro que también estoy esperando que se decida, porque quiere pero le da miedo acercárse. Me lleva 10 años de edad, pero cuando me ve no puede resistirse y todo es tan perfecto, pero le gana la razón y su cabeza fría...
    Es tan estresante.
    Te adoro bella!

    Las Alas de Anne-Sophie

    ResponderEliminar
  3. Hola, que blog mas interesante no lo conocia pero me he enamorado de su contenido. Esta entrada esta genial :)
    Tienes un lindo y excelente blog!
    Fue un placer pasar por aquí, estare mucho mas pendiente de tus entradas y realmente me haría mucha ilusión y seria un honor para mi que te pasaras por mi blog y participaras en el.
    Besos preciosa.

    ResponderEliminar
  4. Hola Danie :3
    Si él ni se decide tu tienes dar el paso y hablar, si las cosas no funcionan es porque no es para ti. No te tortures más imaginando que podría pasar, haz que pase, no puedes rendirte sin haberlo intentado.

    Un beso <3
    April.

    ResponderEliminar