sábado, 25 de julio de 2015

Querida Daniela: Empiezo a escribir para mí.

Hace tiempo que empezaste a considerar la forma de escribir de esta manera, porque, hay que aceptarlo, no puedes simplemente parar de hablar de tu vida. Desde pequeña has tenido ese sueño de llegar a vieja y encontrar en tu ático una caja con pilas de diarios escritos por ti, quizás para tú leerlos, o para recordar cosas que tal vez no puedas (nunca se sabe acerca del Alzheimer), o para pasarlo a las diferentes generaciones de tu familia, a tus amigos, o inclusive a ninguno de ellos, puede ser a un completo desconocido, la verdad es que no importa. Solo hay que dejarlo para la historia, ¿Cierto? Esto no será como los típicos cuentos en los que las cosas fallan, se arreglan, y al final hay una enseñanza. No estoy segura. De hecho, creo que habrán finales inconclusos, que quizás podías cambiar, o en los cuales te dejaste llevar, sea como sea, solo la "yo" del futuro podrá saber las respuestas, espero que no sean tan trágicas, o al menos poder llegar hasta allá. No quiero que simplemente me recuerden como la chica que todos conocían, aquella cuyos padres se separaron, amigas engañaron, y vivía encerrada estudiando, aunque no sabía que hacer con su vida. Bueno, no puedo negar de que esa sí que es una gran parte de mí, pero no va al punto. Quiero que recuerdes Daniela, o conozcas, en todo caso de que seas otra persona; lo que tú eras, porque sabemos que no podías describirte a ti misma en unas simples palabras, tenías que decirlo todo o sino, no bastaba. Siempre ibas más lejos, porque no te podías conformar con cuatro insípidas letras. Querías hablar acerca de todo en esos momentos para los que no hay tiempo, y escuchar lo que sea cuando no hay explicaciones. Querías vivir cada segundo cometiendo errores, para sentir que por fin eras tú. Querías expresar cada cosa que razonabas en las noches, pero no podías decir porque pensabas que sonaría estúpido. Querías ser de piedra, y no sentirte mal al imaginar que dañabas a los demás. Querías vivir por siempre, querías ser feliz, ¿Algo imposible, no crees? Porque no creías que esta vida, junto a unas 100 más podrían bastar para encontrarte a ti misma, ni la causa por la cual radiar de felicidad. Porque prácticamente todo giraba alrededor de errores, y no querías morir dejando que el resto pensara que todo era bueno, porque no lo era, ¿O sí? Porque después de muertos, todo el mundo es bueno. Y quizás esta sea tú evidencia para demostrar lo contrario. Serás recordada como Daniela, la tía loca de la familia.

Te quedan muchas cosas por leer, y a mí por escribir. Si estás leyendo esto en un momento de caída, esos en los que mirabas a la ventana buscando la estrella que alumbraba tus penas, olvídala, sí, olvídala, era una perra que quería arrastrarte con ella en las noches en que te encontrabas más susceptible, recuerda que no necesitas de objetos que parezcan señales del destino para mantenerte en calma, porque las respuestas que buscas siempre van a estar dentro de ti, solo tienes que relajarte, dejar de llorar, dejar de hacer cualquier cosa para lastimarte a ti misma y respirar. Ahora, pregúntate qué hizo que las cosas llegaran a ser lo que son, y cómo puedes arreglarlo. Sé que somos del tipo que ante estas cuestiones solo respondería: "No sé, no sé, no sé". Pero no por eso debes matarte, no seas idiota. ¿Recuerdas que tú lema no era dejar de vivir, sino comenzar a hacerlo? Bueno, sigue repitiéndote eso. No hay nada malo con sentirse mal, pero, no debes dejar que la tristeza consuma la mayor parte de tu ser. Ni mucho menos hacer que los sentimientos se vayan, porque la vida se vuelve monótona y es como si te desvanecieras en todo lo que está a tu alrededor, pasando a ser parte de la nada. Vamos, que si la niña inocente de catorce-quince años podía con ello, tú lo tienes más que ganado. Además, no seas egoísta, quiero llegar a ser el tipo de vieja que hace chistes descaradamente como Joan Rivers y leer esto riéndome mientras me tomo una copa de whisky y fumo un cigarrillo. Daniela, no eras, no vas, y no tienes que ser ejemplo para nadie; así que, no te tienes que torturar cuando los demás piensan que haces las cosas mal y que todo es culpa tuya. Porque simplemente su opinión no importa. Y ya ha pasado mucho tiempo en el que has dejado que eso te afecte, y debe parar. Las cosas no van a cambiar por el hecho de que te sientes y sufras por lo pasado. Así que por favor hazlo, impresioname, déjalos en su lugar y altera los resultados, que no crean que tu error fue lo último que vieron de ti. Pero, en todo caso de que ellos no cedan, vete; porque entonces no eres tú la del problema.

Espero que te preguntes cuál de las dos ha sido más madura, la que escribió esto, o la que lo está leyendo. Ojalá que no seas tú, porque quiero que estés haciendo ridiculeces  en este mismo instante. Quizás hasta estés pensando en las cosas que faltaron por escribir, o las que mejorarías. En fin, quiero que cuando leas esto recuerdes las cosas que todavía no sé si pasarán, la primera vez en que te escapaste, tu primer amor verdadero, tu primer trabajo, querías ser mesonera o atender la barra de un bar, ¿recuerdas?, el momento en el que terminaste de escribir un libro, tu primer viaje fuera del país, tu primera cámara, tus primeras mascotas, algún accidente, alguna perdida, algún reencuentro, tu primer concierto, tu primera motocicleta, la primera vez que entraste a una discoteca, cuando pintaste por completo tu cabello, cuando alcanzaste la silueta que querías, cuando supiste que podías hablar muy bien otro idioma, cuando alguien descubrió el talento que tanto has querido explotar, cuando sacaste a tu familia para adelante, cuando creíste vencer a tus demonios, y todo lo que se derive de cada cosa. Y si estás de buenas, pon a reproducir Don't Stop Believin' de Journey y llama a quien sea, cuéntale lo que escribiste hace tanto, porque quiero que te rías y agradezcas todo lo que te ha llevado a ser lo que eres ahora. Porque nunca paraste de creer que buenos tiempos vendrían.

Siempre tuya,
Daniela.

9 comentarios:

  1. Hola Danie, ya te había escrito un cometario, pero creó que no se público, asi que te dejaré uno de nuevo :)

    Primero quiero aclararte que cuando me refería a gente pobre en mi blog, me referiá a gente mala clase (o mala persona) que por lo general resulta ser ladrona, yo entiendo muy bien la situación de Venezuela, así que esperó que no te hayas sentido ofendida, yo no tengo nada en contra de la gente que es pobre económicamente y si así fuera sería algo estupido porque yo no soy millonaria.

    En cuanto a tu post, sentí que en algunos puntos describía mi vida, ambas tenemos que superar los mismos miedos y complejos. Por eso te digo que no tienes de que preocuparte, estoy segura que cuando llegues a vieja te sentirás orgullosa de todo lo viviste, claro que habrá cosas de las que te sentirás decepcionada, avergonzada o arrepentida, pero existirá por lo menos una que te hará saber que todo valió la pena y que a tu manera hiciste algo muy grande y que te hará ser recordada, aunque sea sólo por tu familia.
    Aún te quedan muchos años por delante y sería un sinsentido que te rindieras ahora, justo cuando lo mejor esta por llegar.

    Un besito y un abrazo.
    April.

    ResponderEliminar
  2. Omg Daniela, ésto es tan lindo! Espero la tu del futuro lea ésto y éste haciendo todo lo que siempre estás deseando cumplir.

    Las Alas de Anne-Sophie

    ResponderEliminar
  3. Es muy muy hermoso. Yo también hago eso de escribir cosas para mi misma, es bueno, un día, si te encuentras mal o simplemente necesitas recordar todo lo que has pasado, puedes leerlo, y sentirte orgullosa de todo lo que has hecho, lo bueno y lo malo, y como reaccionaste y manejaste cada situación.
    Leí por ahí en un libro, del que ya recuerdo el titulo, que es bueno tener un mejor amigo, pero es aun mejor serlo uno mismo. Cuando estas mal, cualquiera puede decirte algo para levantarte el animo, pero nada sera mejor que tus propias palabras, que tu yo de antes te diga "Ey vamos, después de todo ¿Vas a rendirte ahora?".
    Escribes muy bonito. Suerte y besos.

    ResponderEliminar
  4. Hola! yo soy nueva por aquí, en realidad estaba buscando blogs para seguir y me encontré con el tuyo :3 Debo admitir que me impresiono tu escrito, es muy bueno tienes una manera de escribir muy linda. Me gustaría que nos siguiéramos? Seria un placer tenerte como seguidora.

    http://entrefrasesyversos.blogspot.com/

    Besos :3

    ResponderEliminar
  5. Lloré.
    Para adelante mi niña, estoy segura que la vida tiene cosas muy buenas reservadas para ti. En un futuro recordarás esto y te sentirás orgullosa por la manera en que lo superaste. La manera en que escribiste todo eso... Wow... Sinceramente me quedo sin palabras. Admiro a la gente que no le para a comentarios de otros, la gente loca, la que busca las aventuras, la que ya a los 20 años tiene un montón de historias que contar... así quisiera ser yo. Sé que tu serás de esas, lo sé.
    AMÉ todo lo que leí.

    Sin mas palabras para describirlo,
    Purple.

    ResponderEliminar
  6. Oh mi linda Daniela, tu carta a tu yo del futuro me dio una nostalgia infinita. Y me ha dejado sin palabras. No se lo que mas me gusto porque todo fue perfecto. Nunca pararemos de crecer ¿sabes? Y se que viviras miles de experiencias tanto bonitas como feas. Yo espero lo mismo que tu, espero que para mi futura yo no existan los limites y aveces no pensar las cosas tanto, simplemente actuar. Chama, se que tu futura yo si algun dia lee esto estará completamente orgullosa de ti, porque eres especial y fuerte, tienes una personalidad hermosa y un talento en escritura admirable, tienes que saberlo. Llegaras muy lejos, estoy segura. Un beso.
    Maria la nostálgica.

    ResponderEliminar
  7. Hola, me hiciste acordar a esa vez, hace dos años, en que me decidí a escribirme una carta a mi yo del pasado y a aquella vez que me decidí a dejarme pequeñas entradas en el blog para mi yo del futuro; las cuales respondí el mismo día en que iban a ser publicadas.
    Me gustó que lo hayas hecho y por sobre todo, cómo lo escribiste. No sé si alguna vez te dije que me encanta cómo te expresas, pero bueno, te lo digo ahora: escribís de una forma tan linda y sincera que hasta me da envidia (de la buena jajaja).
    Espero que en un futuro, cuando te encuentres con esta entrada, puedas ver qué cambió y te sientas orgullosa de eso; una nunca sabe qué nos puede llegar a pasar ni dónde vamos a estar, pero vale la pena averiguarlo.
    Como dice María Emilia "Llegaras muy lejos", yo también estoy segura de eso (:

    ¡Éxitos!

    ResponderEliminar
  8. Esta entrada me ha encantado, encerio. Yo solía escribirme cartas a mi misma y obvio que tengo una para mi yo del fturo, que espero que siga pensando como lo soy ahora. Hermosa pero hermosa entrada

    ResponderEliminar
  9. Solo puedo pararme y aplaudirte Daniela. No tengo nada para decirte, honestamente, todo lo has dicho tu, ¿que clase de consejo puedo darte, si tu ya sabes todo lo que hay que hacer? El problema con la "gente loca" es que no nos pueden aconsejar, porque nosotros ya sabemos lo que nos hace mal, y sabemos perfectamente como arreglarlo, el problema es que querramos. Así que espero que quieras seguir los consejos de esta Daniela. Te admiro mucho, me has puesto la piel chinita, te quiero Dani, si no fuera por ti, este mundo de blogger para mi sería desconocido, has hecho cosas grandes, aunque no lo parezca. Gracias por todo.-

    ResponderEliminar